Las Pitas News

Noticias gastronomicas tan sabrosas como unas pitas

De la col rizada al kimchi: 12 alimentos que son buenos para la salud intestinal | Ve con tus instintos







El carrito de compras de salud intestinal








Ilustración: Martina Paukova / Portero

Probablemente nunca hemos sido tan conscientes del impacto de los alimentos que elegimos en nuestra salud. ¿Quién de nosotros no ha tratado de resistir el encanto del pasillo de los pasteles? El vínculo entre la comida y el bienestar parece particularmente evidente cuando se trata de la salud intestinal. Y resulta que al hacer cambios simples en nuestra dieta, podemos comenzar a cuidar nuestra barriga. Intente que algunos de los artículos enumerados a continuación aparezcan en su carrito y vea si nota alguna diferencia.

Patatas
Apila muchas papas en tu bolsa de compras, pero evita pelarlas porque sus cáscaras contienen fibra. La fibra ayuda a mantener un sistema digestivo saludable, pasando por nuestro intestino delgado sin descomponerse. El gobierno del Reino Unido recomienda apuntar a 30 g de fibra por día, aunque los adultos del Reino Unido logran comer solo alrededor de 19 g en promedio. Las papas también son una fuente de almidón resistente, una forma de almidón que no se puede digerir en el intestino delgado y, por lo tanto, se clasifica como un tipo de fibra. Esto también puede mejorar la salud intestinal.

Granos enteros
Elegir variedades integrales de pan y pasta es una manera fácil de aumentar su consumo de fibra. A diferencia de los granos refinados utilizados en el pan blanco y la pasta, los granos integrales incluyen salvado, la capa externa rica en fibra que se desprende cuando se refina el grano. Recuerde revisar la etiqueta de todos los paquetes que compre para asegurarse de los ingredientes, el contenido de fibra y los valores nutricionales. Las regulaciones de la UE establecen que un producto que dice ser una fuente de fibra debe contener al menos 3 g de fibra por 100 go al menos 1.5 g de fibra por 100 kcal, mientras que un producto que dice ser rico en fibra debe contener el doble de estos números.

Sonido de trigo
Se sabe que una ingesta diaria de 10 g de fibra de salvado de trigo ayuda a la salud intestinal al ayudar a acelerar el flujo de alimentos a través de los intestinos. Una forma fácil de aumentar su ingesta es comer cereales para el desayuno con alto contenido de fibra de salvado de trigo, como el alto rango de fibra de Kellogg, que incluye hojuelas de salvado, All-Bran Original y Fruit. & Fibra.

Avena
Estas son otra opción de desayuno conveniente. Se sabe que la avena proporciona un tipo de fibra a menudo denominada fibra soluble. Esta fibra se disuelve en agua y forma un gel en el intestino, que puede tener un impacto beneficioso sobre la digestión y el metabolismo. Recuerde que la avena no solo se usa para hacer gachas, sino que son la base del muesli, los pasteles de avena y los panecillos. avena.

Vegetales de hoja
Los padres durante generaciones han dicho a los niños que 'coman sus verduras', y resulta que tenían razón. Por ejemplo, el brócoli y la col rizada pueden proporcionar una fuente de fibra.





El carrito de compras de salud intestinal



Ilustración: Martina Paukova / Portero

Probióticos y alimentos fermentados.
Podemos enriquecer la diversidad de nuestro microbioma intestinal al comer probióticos, técnicamente definidos como bacterias vivas que, cuando se comen en forma viable y en las cantidades correctas, son beneficiosas para la salud. El kéfir, una bebida de leche fermentada, es un ejemplo de un alimento que proporciona una fuente de probióticos. Estos alimentos pueden complementar una dieta alta en fibra, en el contexto de la salud intestinal. Otros alimentos fermentados como ciertos yogures, chucrut, miso y kimchi son ejemplos de fuentes probióticas.

Bulgur
Si estás aburrido de las papas pero necesitas algo aparte, este grano entero de trigo es tu amigo. Viene en cuatro tamaños, desde fino hasta extra grueso, y es una excelente base para ensaladas. Revuélvelo con cualquier cosa, desde tomates y pepino hasta perejil y lechuga, para un sabroso plato de acompañamiento.

Legumbres
Hay todo tipo de variedades, incluyendo lentejas, garbanzos y frijoles. Los tres contienen fibra, así como almidón resistente, y se pueden agregar a sopas, guisos, curry o ensaladas.

Nueces y semillas
Las semillas de calabaza, girasol y lino son útiles si está buscando un bocadillo de fibra mientras viaja. Las nueces y las semillas se pueden espolvorear sobre papas fritas, se mezclan con curry, se mezclan en barras de granola caseras o se agregan al cereal del desayuno. Y no se olvide de las mantequillas de nueces, que vienen en variedades como anacardos y almendras, así como cacahuetes.

Frutas variadas
Si anhelas algo más dulce, recuerda que muchas frutas contienen fibra, como fresas, moras y granadas. Los aguacates pueden ser salados, pero son una fruta y otra gran opción.

Plátanos
Cuando son verdes, son una buena fuente de almidón resistente. Como regla general, cuanto más verde es el plátano, más resistente es el almidón que contiene, así que trate de comerlos antes de que se vuelvan completamente amarillos.

Prebióticos
La fibra llega al intestino grueso sin ser digerida. Una vez allí, ciertos tipos de fibra se convierten en "alimento" para las bacterias buenas en nuestro intestino. Estos tipos de fibras se llaman prebióticos. Se pueden encontrar pequeñas cantidades en alimentos como la raíz de achicoria, cebolla, ajo y alcachofas. Pero también puede optar por alimentos con fibra prebiótica añadida.

admin

Deja un comentario

Volver arriba