Las Pitas News

Noticias gastronomicas tan sabrosas como unas pitas

Delhi House Cafe, Manchester: “Aquí hay mucho para disfrutar” – reseña del restaurante | Comida


Delhi House Cafe, Unidad 10, Corn Exchange, Manchester M4 3TR (0161 834 3333). Platos pequeños 4,95 £ a 9,50 £, platos grandes 6,95 £ a 15,95 £, postres 3,95 £ a 5,50 £, vinos 18,75 £

En una pared del recientemente inaugurado Delhi House Cafe, dentro del Manchester Grain Exchange, hay una serie de retratos: un hombre con un turbante rojo con un magnífico bigote como el que se posan los pájaros cantores; un tipo más humilde con chaleco empujando una bandeja de panes horneados inflados hacia la lenteja; una joven vestida de blanco de chef, sonriendo; una mujer mayor en una cocina más doméstica haciendo el trabajo.

Con orgullo anuncian que no sirven como poppadoms

Estas imágenes rodean una declaración de intenciones enmarcada, titulada "Un muro para recordar". Estas personas, dice, inspiraron a la familia Lamba, que está detrás de este nuevo negocio. Como su nombre indica, se inspira en la cocina de la capital india. "Algunos de los platos más queridos del mundo de hoy fueron creados por hombres y mujeres muy comunes en sus cocinas muy comunes", dice. "Gente que ha subido el listón y ha dejado legados para el futuro". Todo lo que el equipo de Delhi House Cafe quiere es "recordar esta lista de creadores".

Entonces, ambiciones modestas. Dejaré que la posteridad haga su cosa voluble. Sin embargo, estas imágenes son un recordatorio útil. Muy pocos platos son realmente originales y los que realmente merecen ser descritos como tales suelen ser terroríficos. El original no es lo mismo que bueno. Cualquier tradición culinaria que se precie, y varios otros condimentos, es una acumulación de ideas y técnicas moldeadas cuando se pusieron en uso por primera vez. Alguien siempre ha ido antes. Así que aquí está el Delhi House Cafe, que está tratando de encender la llama.

"Curry rico en mantequilla y salsa madura": ghee de pollo asado.
"Curry rico en mantequilla y salsa madura": ghee de pollo asado. Fotografía: Christoph Shaw / The Observer

Desde el principio, un gerente nos dice que están tratando de ofrecer algo un poco diferente del restaurante indio estándar. El brillante papel flocado blanco sobre blanco en una pared parece un asentimiento consciente en esa dirección. Otras paredes son de ladrillo pintado de blanco o cubiertas con grandes estampados tropicales. Las cortinas de mimbre cuelgan a diferentes alturas del techo con conductos, sobre un espacio lleno de banquetas llamativamente llamativas.

En verdad, esta parte de la propuesta no es tan radical para un pueblo que ya cuenta con puestos avanzados de Dishoom, Mowgli y Bundobust. Todos, como aquí, aprovechan las tradiciones culinarias nacionales. Lo que tiene el Delhi House Cafe es verdadero brío y entusiasmo. El restaurante acaba de cumplir ocho días cuando entro por la puerta, pero parece un negocio maduro en marcha. También tiene algunos de los empleados mejor capacitados y alegres que he conocido en mucho tiempo.

“Trozos crujientes y dorados”: Fritura de pescado de Amritsari.
“Trozos crujientes y dorados”: Fritura de pescado de Amritsari. Fotografía: Christoph Shaw

Un poco inquietante, mencionan que quieren darle su propio toque a cualquier plato. La idea de los giros hace que me suden las palmas. Con orgullo, también anuncian que no sirven como poppadoms, y casi se siente como una provocación. No hay necesidad de preocuparse. Aparte de algunos platos que probamos, a los que volveré, hay mucho que degustar aquí.

De una sección titulada Mister Chaat sale el dahi poori, estos diminutos globos crujientes hechos de harina de trigo, soplados en la freidora y rellenos con una mezcla de papas picadas, garbanzos, tamarindo y menta. Puedes intentar comerlos con delicadeza, pero conseguirás el contenido de tu camiseta. Es mucho mejor poner todo en tu boca de una vez. Está el crujido, luego el estallido de la dulzura del tamarindo a través del satisfactorio desorden de las verduras. El muy extrañado Kastoori en Tooting, al sur de Londres, se negó a hacer sus compras para llevar, ya que nunca sobrevivirían al viaje. Estos son un feliz recordatorio de esos.

"Se sienta en un charco de natillas picantes": pastel de gaja halwa.
"Se sienta en un charco de natillas picantes": pastel de gaja halwa. Fotografía: Christoph Shaw / The Observer

Otros títulos de menú, Turfing the Streets, For the Occasion, son menos reveladores de lo que hubieran querido. Solo lea las descripciones de los platos. Un curry de camarones de Goa, en una salsa picante a base de tomate, tiene un temporizador culinario incorporado. Obtienes la dulzura de la salsa y el chirrido fresco de los mariscos primero, antes del ponche caliente del chile. Ghee Chicken Roast es un curry de salsa maduro y mantecoso con muslo. Las chuletas de cordero Tandoori son especiales, y aunque tienen demasiada grasa para mi gusto, siguen siendo un ejercicio glorioso con costra de especias para masticar huesos. Junto a estos, vienen los básicos tranquilizadores bien ejecutados: parathas hojaldrados, naans calientes y arroz blanco esponjoso.

Mis dudas son sobre dos ofrendas fritas, las cuales parecen un ataque de nervios

Mis dudas se relacionan con dos ofrendas fritas. Ambos se sienten como una falla nerviosa. Amritsari Fish Fry trae trozos dorados y crujientes de pescado y camarones, sin apenas huellas dactilares de la tradición india en la que se sirven. Pueden provenir de cualquier parte. Es lo mismo con JFC, que significa Jama Masjid Fried Chicken. En un momento en el que no se puede mover por un pájaro frito, un plato de baquetas con especias de la India sería maravilloso. Estos solo llevan un susurro de algo estridente. Ambos vienen con estos chips que parecen haber sido encontrados en el congelador. Ambos platos tienen su lugar en la carta. Son aptas para niños. Siento haberlos pedido.

Aún así, existe la compensación por un menú de postres que es más caro que los que se encuentran entre la mayoría de los indios. Hay un pastel de hojaldre de masa quebrada atrevidamente dulce cubierto de gajar halwa, ese lío de zanahorias horneadas en leche y azúcar. Está cubierto con Nutella y se asienta sobre un charco de natillas picantes. Sea amable con su nivel de azúcar en sangre y compártelo con un amigo. También hay un pastel de queso más esponjoso con una base gruesa hecha de pegajoso Mysore Pak. Piense en ello como un equivalente indio del dulce de azúcar que intenta reducir su contenido de azúcar para que el Departamento de Salud no lo prohíba.

Hay una extensa lista de cócteles, una breve lista de vinos y una alegre selección de cervezas, incluida White Rhino, una de las principales cervezas artesanales de la India. Sobre todo, existe la sensación de una empresa común que va en la dirección correcta. Esta es una adición bienvenida a la impresionante oferta de Corn Exchange. ¿Se ganará el Delhi House Cafe su lugar en esta pared? Hay algunos clichés geniales de los columnistas de los periódicos y, en última instancia, estoy usando uno: solo el tiempo lo dirá.

Newsbites

Hablando de Manchester, la compañía detrás del maravilloso Albert's Schloss en Peter Street ha anunciado planes de expansión que desafían la economía. Mission Mars planea seis aperturas, incluidas dos en Londres, más una en Leeds, Birmingham y Newcastle. Sin embargo, el primero será en Liverpool, en un sitio de 10,000 pies cuadrados en Bold Street. El Zumhof Biergarten comenzará con 385 asientos, que se expandirán a un post-Covid-19600 e incluirá una barra central de 13 m, así como operaciones de alimentos. Eventualmente, se convertirá en un Albert & # 39; s Schloss (wearemissionmars.com).

Grandes noticias. El pub Windmill, justo al lado de Regent Street en Londres, ha sido adquirido por el equipo detrás del vecino Guinea Grill y recibió un nuevo menú que muestra su galardonada belleza envuelta en pasteles de sebo. El nuevo menú del chef Nathan Richardson incluye bistecs y champiñones, bistecs y riñones, pollo, tocino y champiñones, pastel de pescado y pastel de pastor, así como filo con calabaza, castañas y champiñones. . Hay otras opciones disponibles para el piefobo (molino de viento).

La chef Harriet Mansell ha encontrado un hogar permanente para su restaurante Robin Wylde en Lyme Regis después de una exitosa carrera de seis meses como pop-up. Cuando abra en un antiguo taller de alfarería el 25 de octubre, ofrecerá un menú de degustación de nueve platos, con muchos ingredientes para marinar, almacenar y fermentar, procedentes de lugares cercanos. El menú cambiará cada seis semanas (robinwylde.com).

Envíe un correo electrónico a Jay a jay.rayner@observer.co.uk o sígalo en Twitter @ jayrayner1

My Last Supper, One Meal a Lifetime in the Making de Jay Rayner, ahora se publica en rústica por Guardian Faber. Cómpralo por £ 7.99 en guardianbookshop.com

admin

Deja un comentario

Volver arriba