Las Pitas News

Noticias gastronomicas tan sabrosas como unas pitas

La crítica occidental del ganado pone en peligro la salud de los más pobres del mundo | Emma Naluyima Mugerwa y Lora Iannotti


TLa pandemia ha llevado la pobreza y la desnutrición a tasas no vistas en más de una década, acabando con años de progreso. En 2020, el número de personas que viven en la pobreza extrema aumentó en 97 millones y el número de personas desnutridas de 118 millones a 161 millones.

Datos recientes del Banco Mundial y la ONU muestran cuán altamente concentrada está la pobreza en las comunidades rurales de África, Asia y América Latina, donde la gente sobrevive gracias a la agricultura a pequeña escala. Este otoño, habrá dos eventos clave que podrían unirlos.

El primero es la Cumbre de Sistemas Alimentarios de las Naciones Unidas de este mes, una reunión considerada como un posible punto de inflexión en la generación de apoyo para sistemas alimentarios más sostenibles y equitativos. El segundo es la Cumbre Climática de las Naciones Unidas (COP26) en noviembre, donde los líderes mundiales se verán presionados a realizar importantes inversiones que ayudarán a las comunidades agrícolas rurales a adaptarse a la crisis climática.

Pero es sorprendente ver que en ambos campos se desperdicia una gran oportunidad. La ganadería es esencial para 500 millones de familias pobres en el mundo en desarrollo. Sin embargo, el creciente coro de críticas dirigidas a la agricultura industrial en Occidente amenaza con socavar el apoyo a la ganadería en todas partes, incluido el mundo en desarrollo.

En los países más pobres, la mayoría de la gente no practica la agricultura industrial. Las vacas, cerdos, cabras, ovejas, pollos o camellos que crían muchas familias suelen ser sus activos económicos y alimentarios más valiosos. Sirven como cobertura contra los impactos de la crisis climática en sus granjas. Ayudan a garantizar que los niños no crezcan desnutridos.

La importancia de los productos animales en la prevención de la desnutrición muestra lo esencial que es sopesar los riesgos y los beneficios. El europeo medio consume 69 kg de carne al año, el africano medio 10 kg. Muchos comen menos, a menudo mucho menos, que eso. En 2020, 149 millones de niños menores de cinco años sufrieron retraso en el crecimiento debido a la desnutrición. Muchos de estos casos podrían haberse evitado con un mejor acceso a los alimentos de origen animal.

Izquierda: Emma Naluyima Mugerwa, veterinaria y agricultora en una granja mixta de un acre en Uganda; Lora Iannotti, especialista en nutrición infantil y materna y autora principal del Informe de nutrición de la ONU 2021
Izquierda: Emma Naluyima Mugerwa, veterinaria y agricultora en una granja mixta de un acre en Uganda; Lora Iannotti, especialista en nutrición infantil y materna y autora principal del Informe de nutrición de las Naciones Unidas 2021. Fotografía: folleto

Somos una pareja poco probable: un agricultor holístico galardonado de Uganda y un científico estadounidense en nutrición en salud pública. Pero estamos unidos en nuestro compromiso de utilizar nuestra experiencia para buscar una discusión más equilibrada e informada sobre los roles muy diferentes del ganado en el mundo actual.

Reconocemos que el ganado es una fuente importante de gases de efecto invernadero. Han contribuido a la destrucción de selvas tropicales y otras áreas naturales vírgenes. Y el consumo excesivo de ciertos productos animales puede contribuir a problemas de salud crónicos.

Pero una evaluación reciente de ONU Nutrición, en coautoría de Lora Iannotti, muestra que para una parte significativa de las personas desnutridas del mundo, la leche, la carne y los huevos son una fuente de nutrientes esenciales que no están disponibles, ni ahora ni en el futuro previsible, en alternativas de plantas.

La investigación de Iannotti muestra que en los niños pequeños, las porciones modestas de productos animales ricos en nutrientes son particularmente efectivas para prevenir o tratar la desnutrición crónica. La alta concentración de nutrientes esenciales en los alimentos de origen animal, a menudo imposibles de replicar en los alimentos de origen vegetal, también los hace muy valiosos durante otras etapas de la vida, especialmente en la vida: adolescencia, embarazo y lactancia.

También existen oportunidades para obtener estos beneficios mediante enfoques de reproducción sostenibles y respetuosos con la naturaleza. En la granja de Emma Naluyima Mugerwa en Uganda, ella cría cerdos, ganado, pollos y peces. Cultiva verduras, frutas y matoke, una especie de plátano. El estiércol de cerdo alimenta a los gusanos que alimentan a sus pollos. En lugar de talar árboles para leña, utiliza estiércol de sus vacas para producir biogás, un combustible renovable que cocina sus alimentos y proporciona electricidad a la granja. Ella y su familia comen algunos de los alimentos nutritivos de su granja y obtienen buenos ingresos vendiendo el resto a su comunidad.

Este es solo un ejemplo de enfoques sostenibles de la cría de animales que son buenos para las personas y el planeta. Hay muchas otras soluciones creativas e innovadoras. Pero lo que necesitamos son inversiones y políticas gubernamentales específicas que puedan fomentar una adopción más amplia, no prohibiciones masivas o "disparos lunares" equivocados contra la carne que están dejando a millones más varados atrás.

La ganadería sostenible y rentable es una opción poderosa para ayudar a una parte importante de las comunidades más vulnerables del mundo a encontrar la manera de ser más saludables y tener una vida mejor. Si continuamos enfocándonos solo en los riesgos asociados con la cría, perderemos esta oportunidad. Y los sospechosos habituales, los que empezaron con menos, serán los más pobres y más hambrientos.

admin

Deja un comentario

Volver arriba