Las Pitas News

Noticias gastronomicas tan sabrosas como unas pitas

Recetas de forraje de Helena García para clafoutis, helado y pesto de ortiga | Comida


FPara mí, recoger no es solo recoger ingredientes, es alejarse de todo: un paseo por el bosque con mi amado perro lobo, con una cesta de mimbre a cuestas. Este es mi lugar feliz. A menudo me preguntan por dónde empezar, y la respuesta es simple: comience con las plantas que ya conoce. Te sorprenderá gratamente saber cuántos comestibles eres capaz de identificar: margaritas, dientes de león, ortigas, violetas, bayas, acedera, aliums silvestres… la lista es interminable.

Pesto de ortiga

He usado ortigas en sopas, papas fritas, pastas, pasteles y panes. Sin embargo, una de las formas más fáciles de usar esta hierba es hacer pesto. Elija las hojas más frescas, alrededor de los 10 cm superiores, con guantes. Para eliminar la picadura, solo debes hervirlos durante un minuto. Al igual que con cualquier planta forrajera, evite recolectar cerca de carreteras o áreas contaminadas, y no recoja en flor.

Preparación 10 minutos
cocinar 5 minutos
Hace 250g

1 gran puñado de hojas tiernas de ortiga (alrededor de 10 g)
40g
piñones de pino, portón
3 dientes de ajo
pelado
40g parmesano rallado (el parmesano vegano también funciona bien)
sesenta y cincoml aceite de oliva virgen extra
Sal y pimienta

Ponga a hervir un poco de agua en una cacerola pequeña. Agregue las hojas de ortiga con pinzas o guantes de goma y hierva durante un minuto. Escurrir y refrescar con agua corriente fría, luego exprimir la mayor cantidad de líquido posible con las manos (ya se ha eliminado la picadura) y reservar.

Coloque los piñones tostados y las hojas de ortiga en un mortero y tritúrelos (o presione varias veces en un procesador de alimentos). Agregue el ajo, el queso y el aceite, continúe batiendo hasta que estén bien combinados, luego sazone al gusto. Almacene en un frasco esterilizado, luego cubra con aceite de oliva para formar un sello. Debe conservarse en el refrigerador hasta por una semana, o puede congelarlo por hasta seis meses.

Cada parte del diente de león, desde la raíz hasta la flor, es comestible.

Helado de diente de león

Algunos consideran que los dientes de león son malas hierbas, pero para mí irradian la esencia del verano. Cada parte del diente de león, desde la raíz hasta la flor, es comestible. También es una de las plantas con la temporada más larga, desde principios de primavera hasta principios de octubre, pero es en mayo y junio cuando florece con mayor abundancia. Este helado es lo que más me gusta hacer con diente de león; Me encanta el sabor dulce y floral. Si tienes una máquina para hacer helados, vierte las natillas y bate de acuerdo con las instrucciones del fabricante. Sin embargo, he proporcionado el método para aquellos que no tienen una máquina de hielo. Assurez-vous de cueillir des pissenlits dans de l'herbe qui n'a pas été aspergée de pesticides et ne cueillez que ce dont vous avez besoin, car ils constituent une source importante de nourriture pour les abeilles, surtout au début de primavera.

Preparación 10 minutos
Infundir 30 min +
cocinar 10 minutos
Congelar 6h +
Hace 1 litro

360 ml de nata líquida
360 ml de crema doble
60g
pétalos de diente de león, sin hojas y tallos verdes, más extra para decoración (opcional)
175g
miel o jarabe de arce
sal
6 yemas de huevo
, vencido

Ponga la crema simple y doble en una cacerola mediana, agregue los pétalos de diente de león, la miel (o jarabe de arce) y una pizca de sal, y deje que hierva a fuego lento. Retirar del fuego, dejar enfriar y dejar reposar durante 30 a 40 minutos. Una vez enfriado, vierte la nata por un colador en un bol (para quitar las flores) y reserva.

Poner las yemas de huevo en una cacerola mediana a fuego lento y agregar lentamente la crema infundida, batiendo constantemente. Sigue batiendo hasta que la mezcla se espese y se convierta en una crema que recubre el dorso de una cuchara de madera.

Vierta en un recipiente con tapa, deje enfriar, luego cubra y congele durante dos horas, hasta que esté parcialmente congelado. Retirar del congelador, batir nuevamente con un batidor eléctrico para romper los cristales de hielo, luego refrigerar nuevamente durante aproximadamente cuatro horas, hasta que esté completamente congelado.

Sirva decorado con pétalos de diente de león frescos o flores llenas.

Clafoutis de mora y lavanda

También puedes probarlo con arándanos, que tradicionalmente se recogen el último domingo de julio o el primer domingo de agosto (dependiendo de dónde te encuentres en el Reino Unido).

Preparación 25 minutos
Infundir 30 minutos
cocinar 40 minutos
Sirve 4

100 ml doble crema
100 ml
Leche semi desnatada
2 cucharadas de cogollos de lavanda secos
75g
Azúcar granulada
Ralladura de 1 limón grande
300 gramos
moras
2 huevos grandes
50
gramo harina común
1 cucharada colmada de mantequilla con sal
, Derretido
1 cucharadita de extracto de vainilla
Azúcar en polvo
, desempolvar

Coloque la crema y la leche en una cacerola pequeña, agregue la lavanda y cocine a fuego lento. Retirar del fuego y dejar reposar durante 30 minutos; cuanto más tiempo lo dejes, más fuerte será el sabor a lavanda. Tamizar para quitar los cogollos de lavanda, exprimir los cogollos para eliminar todos los líquidos y reservar.

Calentar el horno a 180 ° C (ventilador de 160 ° C) / 350 ° F / gas 4 y engrasar una tarta o molde para hornear de 24 cm. Mezcle una cucharada de azúcar con el limón rallado y mezcle con las bayas para cubrir. Vierta las bayas en el plato engrasado, colocándolas en una sola capa.

Mezcle el azúcar restante con los huevos, la harina, la mantequilla derretida, la vainilla y la leche infundida, hasta que esté bien mezclado. Vierta sobre la fruta, luego hornee por 35-40 minutos, hasta que cuaje y se dore. Espolvorea generosamente con azúcar glas y sirve caliente con miel, sirope de arce o helado.

admin

Deja un comentario

Volver arriba