AY luego estaban las migajas. Si soy sincero, amo este momento tanto, si no más, que la fiesta de Navidad en sí. Las piezas dejadas atrás. Los pedazos de ave fría asada arrancados de los huesos; la última chirivía caramelizada…