¿Mantequilla con… trozos grandes, panecillos congelados o budín al vapor? Los lectores revelan sus sabrosos secretos | Por amor a la mantequilla