«Hawthorn, lo llamaremos Hawthorn», dijeron los dueños de la reencarnación de The Glasshouse en Kew. Es un nombre hermoso, que evoca los cercanos Kew Gardens y la abundancia natural, aunque, casualmente, también es exactamente el mismo nombre que el restaurante…