SLas fiestas navideñas de Arah son legendarias. Imagínese la escena: boas de plumas, Frankie Goes to Hollywood gritando en el estéreo, Twiglets por todas partes y Sarah misma en el centro, todavía con una copa, su cóctel favorito, en la…