El fin de semana pasado, mi cuñada, Kate, estaba picando perejil en la mesa de la cocina de un amigo, un lugar que ambos conocemos bien. El perejil procedía del jardín de mi madre, un ramo enorme que parecía aún…