Los edulcorantes artificiales están relacionados con un mayor riesgo de enfermedad cardiaca y «no deben considerarse una alternativa saludable y segura al azúcar», según los investigadores. Los efectos nocivos de los azúcares añadidos se han establecido desde hace mucho tiempo…