Las Pitas News

Noticias gastronomicas tan sabrosas como unas pitas

Una semilla para todas las estaciones: ¿pueden las viejas formas sostener la seguridad alimentaria en los Andes? | Desarrollo global


IEn una escena pastoral que ha cambiado poco a lo largo de los siglos, los agricultores con ponchos rojos de lana se reúnen una mañana de diciembre en un semicírculo para beber. narguile, hecho de maíz fermentado, y murmura una invocación a la Pachamama – Madre Tierra antes de esparcir las lías sobre el suelo andino.

Cantando en quechua, el idioma se extendió a lo largo de los Andes por los incas, treparon por el suelo alrededor de las plantas en las muchas pequeñas parcelas en terrazas de mosaico que suben y bajan de la montaña peruana.

Los Andes albergan uno de los sistemas alimentarios más diversos del mundo. Utilizando técnicas agrícolas especialmente adaptadas, estos agricultores conservan una amplia variedad de maíz, también conocido como maíz, y otros cultivos biodiversos que podrían ser esenciales para la seguridad alimentaria, ya que el calentamiento global provoca un clima más errático. El maíz se ha cultivado en Lares, cerca de Cusco, durante miles de años, en uno de los sistemas agrícolas más altos del mundo. Las comunidades Choquecancha y Ccachin se especializan en más de 50 variedades de cereales en una miríada de diferentes tamaños y colores.

“En el pasado, los incas cultivaban estos ecotipos y ahora continuamos el camino trazado por nuestros antepasados”, explica Juan Huillca, ambientalista de Choquecancha, un pequeño pueblo en la ladera de la montaña.

Sobre una manta hay mazorcas de maíz que varían en color desde un blanco ligeramente amarillento hasta un púrpura oscuro. Todos ellos tienen núcleos gruesos y nombres evocadores. Las mazorcas de maíz amarillentas con granos teñidos de rojo se llaman yawar waqaq (llorón de sangre). Orejas blancas moteadas de gris, cuyas almendras tostadas se sirven crujientes canchita con el plato estrella de Perú ceviche, se llaman más prosaicamente chuspi Sara (maíz pequeño).

Los historiadores creen que lo que hoy es el cereal más cultivado en el mundo fue domesticado por primera vez por los habitantes del México actual hace unos 10.000 años y luego se extendió hacia el sur a lo largo de la espina dorsal andina para llegar a Perú hace unos 6.000 años.

Variedades de maíz cultivadas en la provincia de Lares, Cusco.
Maíz de la provincia de Lares cerca de Cusco, donde se cultiva desde hace miles de años. Fotografía: Dan Collyns / The Guardian

Mucho antes de la crisis climática, los antepasados ​​de estos agricultores se adaptaron al cultivo de cultivos en diferentes ecosistemas de nicho, desde picos de montañas heladas hasta valles soleados.

En este paisaje sería difícil producir una sola variedad de cultivo, porque en un año se pueden tener heladas, granizo, sequías o lluvias torrenciales ”, explica Javier Llacsa Tacuri, experto en agrobiodiversidad que gestiona un proyecto de salvaguardia agrícola. . técnicas, que han sido identificadas como uno de los pocos sistemas de patrimonio agrícola de importancia mundial.

“Con unas pocas variedades no se puede hacer frente a un año de cosecha, por lo que la respuesta es tener muchas variedades. Siempre han ocurrido heladas y granizadas y sus antepasados ​​las enfrentaron ”, dice.

Con más de 180 especies de plantas nativas domesticadas y cientos de variedades, Perú tiene una de las diversidades de cultivos más ricas del mundo.

Con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, el proyecto ayuda a los agricultores a preservar las especies nativas, y Llacsa Tacuri y sus colegas ayudan a encontrar mercados para el maíz multicolor.

“El Perú es uno de los ocho lugares del mundo que se consideran centro de origen de la agricultura”, explica Llacsa Tacuri. “Los primeros habitantes y sus descendientes, los campesinos que están aquí, comenzaron su adaptación a este paisaje hace más de 10.000 años.

Huillca dice que su pueblo y sus vecinos ya están sintiendo la crisis climática.

“Enfermedades como la roya del tallo o el tizón ocurren, a veces tenemos heladas o granizo. Por eso tenemos nuestro banco de semillas para que no perdamos nuestros ecotipos de maíz, para que podamos recuperar lo perdido y resembrar estas variedades ”, dice.

Juan Huillca
“Seguimos el camino trazado por nuestros antepasados”, dice Juan Huillca, agricultor y conservacionista del maíz, Choquecancha, cerca de Cusco. Fotografía: Dan Collyns / The Guardian

En una simple granja en Ccachin está la herencia genética de miles de años de domesticación y variación de cultivos. Decenas de tipos de almendras secas se almacenan en recipientes de plástico para los días de lluvia.

“Pero muchos jóvenes están migrando a la ciudad porque no genera muchos ingresos”, agrega Huillca. “Lo que estamos haciendo es no generar ingresos suficientes para mantener a la familia, por eso se mudan a la ciudad. «

Sonia Quispe, una conservacionista del maíz en Choquecancha, dice que la cosecha es la mitad de lo que sería normalmente.

“Con la crisis climática, hay menos cosecha, pero estamos reemplazando nuestra comida con papas”, dice. “Es importante trabajar con las diferentes variedades de maíz para nuestra seguridad alimentaria. Con el calentamiento global, hay variedades que son más resistentes a enfermedades y plagas.

Quispe puede identificar la variedad de brotes de maíz de tres meses de los tallos. Ella explica que aquellos con rojo en la base producirán picos teñidos de rojo con un sabor amargo que repele las plagas, que se mueven más arriba en la montaña a medida que el sol se vuelve más brillante.

Maíz recolectado para un banco de semillas en Ccachín, Cusco.
El maíz se recolecta y almacena en un banco de semillas en Ccachin para evitar la pérdida de variedades. Fotografía: Dan Collyns / The Guardian

Julio Cruz Tacac, 31, a yachachiq, o maestro de agricultura, que regresó a Ccachín después de estudiar en Cusco, vio el cambio de clima.

“Cuando era pequeño, el sol no brillaba con tanta intensidad, la temperatura era suave”, dice.

«Es como si viviéramos en un Edén en cuanto a productos alimenticios, lo tenemos todo a mano», dice sobre la casa de su infancia. Esto contrasta con la vida en la ciudad, donde «todo es dinero», dice, y que se volvió aún más difícil durante la pandemia de Covid-19: Perú tenía la tasa de mortalidad por Covid más alta del mundo.

La costumbre de ayni, trabajo colectivo recíproco, todavía existe en estas aldeas remotas, pero una forma de trueque, conocido como real, se ha visto afectado por el impacto económico de la pandemia.

Genara Cárdenas, campesina de Ccachín, Cusco.
«Con la pandemia, la gente no quiere hacer trueques, quiere dinero», dice Genara Cárdenas, campesina de Ccachín, Cusco. Fotografía: Jorge De La Quintana

“Vamos al mercado y comerciamos con las frutas y la coca de los agricultores del valle”, dice Genara Cárdenas, de 55 años, de Ccachín. «Pero ahora, con la pandemia, la gente no quiere hacer trueques, quiere dinero».

Las presiones financieras han afectado la forma de vida tradicional en la aldea, pero sus cosechas les han ayudado a seguir siendo autosuficientes a pesar de los desafíos económicos.

No obstante, la crisis climática presenta nuevos desafíos, dice Víctor Morales, un agricultor de 55 años.

“Cuando era joven, las lluvias, las heladas, todo tuvo su momento. Pero hoy todo ha cambiado. Teníamos muchos tipos de papa y maíz, ahora tenemos variedades que son más resistentes al cambio climático.

Regístrese para una perspectiva diferente con nuestro boletín Global Dispatch: un resumen de nuestras principales historias de todo el mundo, lecturas recomendadas y los pensamientos de nuestro equipo sobre temas clave de desarrollo y derechos humanos, entregados en su bandeja de entrada cada dos semanas:

Regístrese en Global Dispatch: compruebe su carpeta de correo no deseado para ver el correo electrónico de confirmación

admin

Deja un comentario

Volver arriba